viernes, 29 de enero de 2016

CÓMO NACE UNA LEYENDA

CÓMO NACE UNA LEYENDA

Iker Jiménez acudió como alma que lleva el diablo a la librería. “¡¿Dónde está?! ¡¿Dónde está?!”, le dijo al encargado. “Acaba de marcharse. He hecho lo imposible por retenerlo un poco más, pero no hubo manera”, le confesó un joven becario con aire circunspecto.


Y así fue como nació la leyenda del crítico de una revista literaria que compraba libros pagándolos de su propio bolsillo. “Por el simple placer de leer”, llegó a afirmarse con posterioridad en el programa pertinente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario